Mónica tiene hermosas pinturas apiladas. En casa no hay mucho lugar, y en el Palacio Ferreyra no dejan poner clavitos en las paredes.